Cocina a baja temperatura

Cocinar a baja temperatura

Cuando hablamos de de baja temperatura sencillamente nos referimos a cocinar a temperaturas suaves. Y en estas incluimos las que se encuentran entre los 50 y los 100ºC. A lo largo de este blog y a través de las recetas descubriréis como se puede cocinar con este rango de temperaturas. Y sobre todo y lo que es verdaderamente interesante de la cocina a baja temperatura es que nos exige controlar con precisión los grados exactos a los que queremos cocinar. Pero ¿Por qué es tan importante tanta exactitud? Pues básicamente porque podremos controlar la temperatura precisa a la que cocinamos un alimento para alcanzar su punto optimo de cocción. Tanto por dentro como por fuera, y sin sobrecocerlo y reteniendo en su interior todos sus jugos y nutrientes.

Ventajas de la cocción al vacío

Técnica más representativa

La cocción al vacío es la técnica mas representativa de la cocción a baja temperatura, puesto que nos permite trabajar con un control de temperatura muy preciso y difícil de mejorar con otras técnicas. También tiene la ventaja de ser un sistema de cocción muy polivalente que nos permite preparar platos con antelación para utilizar en otro momento.

En cuanto al proceso de cocción es simple, colocamos un alimento preelaborado o no en una bolsa de cocción lo envasamos al vacío y lo introducimos generalmente en un baño de agua a temperatura controlada. En definitiva, tenemos entre manos una técnica que nos permite cocciones muy suaves, respetuosas con las cualidades nutritivas de los alimentos, y que nos proporciona los mejores resultados organolépticos.